Pétalo carmesí, flor blanca – Michel Faber

Título: “Pétalo carmesí, flor blanca”              Autor: Michel Faber     

Fecha: 22 de junio                                     Hora: 18:30

        Lugar: Centro de Adultos de Vélez-Málaga

Resumen del libro

Sugar tiene diecinueve años, y ejerce la prostitución desde los trece, cuando su perversa madre, que no quería que la niña fuera mejor ni más feliz que ella, introdujo a uno de sus clientes en su cama. William Rackham es un caballero de treinta y un años, educado en Oxford, condenado a suceder a su padre en la industria familiar, aunque tiene aspiraciones vagamente literarias y siempre ha deseado llevar una vida de goces más refinados e intelectuales que los que le propone su progenitor. Está casado con la hermosa (y blanca) Agnes, a la que ama, aunque ella odia el sexo y abomina de la maternidad -tiene una pequeña hija a la que ni siquiera soporta ver-, y vive encerrada en un mundo de anorexia y terrores. Y un día en que William, entre la espada de sus deseos y la pared de su padre, se siente más iracundo y angustiado que nunca, cae en sus manos un folleto «estrictamente para caballeros» donde recomiendan el prostíbulo de la señora Castaway, y elogian aún más calurosamente a su pupila Sugar, ávida y devota de todos los placeres, que jamás dice que no a nada. Se produce el encuentro, y la jovencita seduce a William con su nada convencional belleza, su cultura, su absoluta disponibilidad. Y él decide no compartirla con nadie, aunque para eso tenga que optar definitivamente por la empresa de su padre, y dividirse entre el pétalo carmesí y el blanco…Versión posmoderna de la novela victoriana, es también una apasionante indagación en el enigma de la femineidad.

Resumen de la sesión

Iniciamos la primera reunión del Curso 2022/23 leyendo un resumen de la biografía de Michel Faber, autor de la novela que hoy comentamos. 

Ha sido una sesión en la que ha habido gran disparidad de criterios, quizá una de las que más en la historia del Club de Lectura, pasando de gustar mucho a algún@s de l@s asistentes, a,“me ha parecido un horror de novela, pero la leí porque soy muy disciplinada”. En medio, “a mí me ha gustado regular, no me ha enganchado. La considero una novela extraña. Ha habido momentos en que me ha gustado, pero en otros me ha parecido muy aburrida”. O“la descripción me ha gustado mucho, pero los personajes no me han gustado ninguno. Empecé el libro muchas veces y lo he dejado a la mitad porque no podía más”. Aquí está sintetizado lo que fue la sesión, donde cada una de las partes argumentó el porqué de cada opinión, y que confirma lo enriquecedores que resultan los Clubes de Lectura ya que un mismo libro nos ofrece diferentes visiones a cada lector. De todas formas llegamos a la conclusión de que no es una novela para todos los gustos, pues se nos cuenta una historia con un realismo casi brutal. 

Una vez conocida la opinión general, vamos a analizar los personajes principales y las características más destacadas de la novela a juicio de l@s asistentes.

Al principio se discrepa por el comentario hecho al leer la biografía en la que se cita una opinión de la crítica:”La novela que Dickens hubiera escrito si se le hubiera permitido hablar con libertad”. “Me parece muy exagerado asemejar al autor con Dickens, pues no tiene ni punto de comparación, aunque esta novela se desarrolle en la época victoriana, la época en que vivió Dickens” se expone, aunque alguien matiza que, en este caso,el comentario se refiere a la libertad del lenguaje que emplea el autor.

De todos los personajes, el que más gustó a la mayoría de l@s asistentes fue Sugar. “La figura de Sugar es maravillosa y creo que salva a toda la novela”. “A mí me ha cautivado, ha sido la que me ha enganchado a la lectura”. “Destaco los valores de Sugar, independientemente de su clase social, de ser una prostituta, ya que hace una gran labor en casa de Williams, con su mujer,Agnes, su hija Sophiey con él mismo, pero este la rechaza al enterarse que está embarazada”. “La figura de Sugar me pareció la de una mujer que es una heroína, capaz de salir adelante después de la situación (prostitución) en la que la metió su madre”.“Sugar, la protagonista, ambiciosa e inteligente de 19 años que ejerce la prostitución desde los 13, es el personaje más fuerte e interesante. No me extraña que sea calculadora para poder huir de su vida miserable”. “Yo quiero resaltar el comportamiento de Sugar con William, ya que le ofrece su hombro para que se desahogue de sus problemas familiares y después profesionales. Ello nos hace ver a una Sugar diferente a las demás prostitutas: el estar escribiendo una novela y ver cómo disfrutaba en los conciertos y obras de teatro a los que asistía,sin ser vista, vigilando los movimientos del matrimonio Rackman. Todo ello nos muestra a una Sugar con una sensibilidad que la hacía diferente”. Fueron las variadas opiniones que sobre la protagonista manifestaron distint@s asistentes. Alguien quiere resaltar el comportamiento de Sugar con sus antiguas compañeras del prostíbulo, pues una vez instalada en la casa que le puso William, no dejó de visitarlas periódicamente. Pero hay quien no está de acuerdo, opinando que las visitaba más por una necesidad de ella misma ya que, en realidad, no tenía amigas porque no se relacionaba con nadie. Yo no lo veo como mérito. También se resalta la forma en que trata a Sophie, la hija de William, cuando llega a la casa como institutriz, en contraste con la severidad de su anterior cuidadora. Se recuerdan dos momentos importantes en los que ayudó a Agnes, la mujer de William: cuando se desorientó a la salida de un concierto a la que asistió sola, perdiéndose en un barrio marginal, apareciendo afortunadamente Sugar y cuando se enteró que la iban a ingresar  en un manicomio, avisándole y ayudando a que escapara de la casa. Para Agnes, sin saber quién era Sugar, la veía como su “ángel de la guarda”, la única que estuvo pendiente de ella en momentos clave. En respuesta a todos estos argumentos positivos sobre Sugar, se comenta: “Yo no dudo que una persona que nace en un ambiente desfavorecido pueda cambiar su destino. Pero hay detalles en la novela que a mí me parecen tremendamente difíciles de encajar en una historia real, como por ejemplo el personaje de Sugar no me parece tan creíble, porque desde los 19 años en que se narran los hechos y por la presión a la que era sometida por su madre para atender a los clientes, no veo fácil que tuviera acceso a la cultura y a tantos conocimientos literarios.” Se recuerda, que antes de conocer a William, ya ella leía y estaba escribiendo un libro sobre su vida. “También me sorprende el crecimiento en tan poco tiempo de la empresa Rackman, ya que no olvidemos que estamos en el siglo XIX y no tendría fácil su expansión, además de pagar las deudas que le dejó el padre cuando William se hizo cargo de la empresa”.“Yo he visto salir adelante desde el punto de vista escolar a alumn@s de clase social muy baja. Creo que hay gente muy inteligente que a pesar de sus penurias sale adelante. Yo sí me he creído lo que se relata de Sugar y me ha agradado que un escritor haya puesto esas cualidades en una persona de las características de ella”.

De aquí surge una pregunta: “¿Consideráis vosotr@s reales a los personajes?” Y de nuevo discrepancias, ya que quien lo pregunta no ve a ninguno real. “La descripción me ha gustado mucho, pero los personajes, ninguno”, manifestó. “A mí me ha gustado mucho la novela, sobre todo por su realismo. Te metes de lleno en la historia y la vives intensamente gracias a la forma de escribir del autor”. “Para mí emplea un vocabulario erótico exagerado. ¿Era necesario eso?” “Sí, en el ambiente y momentos en que se desarrolla la novela, pero va a menos según va avanzando”, contesta alguien.

Se cataloga a esta novela como feminista, y es que además de Sugar, también tienen mucha fuerza otros personajes femeninos como Agnes, Sophie o Emeline Fox.

Agnes, que no reconoce a su propia hija, ignorándola completamente, tiene unas reacciones extrañas provocadas por un tumor cerebral, además de  dificultades para relacionarse con los demás (agorafobia), también las tuvo con amigas y conocidas al asistir a espectáculos públicos como conciertos, teatro… Se justifica el comportamiento de Agnes por la influencia negativa en su educación por parte de su padrastro, la nula educación sexual, el comportamiento del médico que la trataba a instancias de su marido, o la indiferencia a que estaba sometida por este. Los diarios que Agnes escribió metódicamente desde su juventud y que llegaron casualmente a manos de Sugar, nos ayudan a conocer cómo era su personalidad.

“Admiro a Enmeline Fox por su enorme trabajo desinteresado en la Sociedad de Salvamento, con el fin de encontrarles trabajo a las prostitutas para que abandonas en aquel oficio tan denigrante”, nos dijo una de las asistentes. Ello nos llevó al tema de la prostitución en la actualidad y cómo afecta sobre todo a l@s emigrantes y la influencia que puede tener la actual crisis económica en su mantenimiento. Y surge esta pregunta:¿creéis que acabará alguna vez la prostitución? La respuesta mayoritaria fue, no. “Recordad que estamos hablando del oficio más antiguo del mundo”, apuntó alguien.  Quizá puedan mejorar sus condiciones (existen Sindicatos), pero acabar con ella va a ser muy difícil aunque se amenace con sancionar a prostitutas y clientes según la actual legislación española. 

Sophie, hija de William y Agnes, vivía -si se le puede llamar así-encerrada en su habitación con una cuidadora, siendo ignorada por el padre y repudiada por la madre. Se recordó cómo William conoce a Sugar en el prostíbulo de la Sra. Castaway, le atrae su personalidad y decide quedársela  para él solo, negociándolo con su madre. Le pone una casa y le asigna una manutención mensual en un principio, para posteriormente y viendo las capacidades que tenía, llevársela a su casa como institutriz de su hija Sophie. Para ella, la llegada de Sugar fue una liberación. Empezó a ser tratada con toda normalidad: a disfrutar de sus juguetes, dar clases al aire libre, salir de excursión y a ser considerada como quien realmente era, una niña.  “Me ha encantado el desarrollo de la amistad entre Sugar y Sophie” comentó una de las asistentes.

William Rackman es un personaje que no cayó bien por su machismo, más acentuado cuando se reunía con sus dos amigos “escritores” ,Ashwell y Bodley. El trato que les da a su mujer y su hija, nos refleja a una persona egoísta que no se quiere nada más que a él mismo y que se acentúa en dos ejemplos relatados por los asistentes: Agnes ha muerto –o eso es lo que se cree cuando desaparece- y William quiere tener una foto familiar,desplazándose al estudio él, Sophie y Sugar. Esta piensa que ha quedado integrada definitivamente en la familia, pero la idea de William es recortar una foto antigua de Agnes y pegarla encima de la cabeza de Sugar en la foto nueva. Este hecho fue catalogado por una de las asistentes como una de las escenas más humillantes de la novela. El segundo ejemplo es cómo se comporta William con Sugar cuando se entera que se ha quedado embarazada. Ella hace todo lo posible por abortar pero tiene una caída en la casa y William llama al médico de la familia para que la cure. En la revisión médica se da cuenta de esta situación y posteriormente se lo comenta a William. La respuesta fue inmediata: le envía con una de las sirvientas de la casa dos sobres. En uno, le dice que debe abandonar la casa el día primero del mes siguiente, ya que Sophie tiene una nueva institutriz; en el segundo sobre, le mete unos cuantos billetes para pagar sus primeros gastos. Al final, Sugar abortó con los medios que ella había utilizado. Todo lo que Sugar se había entregado por su hija y por él mismo, fue ignorado. Y ya tenía pensado en una pareja sustituta, pero de la alta burguesía. William no podía aceptar la diferencia de clases. Utilizó a Sugar y cuando le estorbó, la echó sin miramientos.William pudo elegir entre la flor blanca (Agnes) y el pétalo carmesí (Sugar), pero fue tan torpe y tan necio, que se quedó sin ninguna de las dos.

Henry Rackman estaba destinado a heredar la fábrica de la familia al ser el mayor, pero quería ser clérigo y renunció a este derecho. Alguien criticó el comportamiento ambiguo de Henry, pero se justificó así: “Tiene una lucha entre el amor terrenal con la Sra. Fox, de quien estaba enamorado, y el amor eclesiástico. Es un hombre atormentado y, para mí, mucho mejor que su hermano que era un depredador”. También se resalta el compromiso de Henry, al igual que Enmeline Fox, de ayudar a las prostitutas a “reconducir su camino” según sus principios religiosos.

No se quiere dejar en el olvido la doble relación madre e hija que se da en la novela. La Sra. Casteway, madre de Sugar y responsable del prostíbulo que dirige, induce a la prostitución a su hija cuando sólo tenía 13 años. Agnes, madre de Sophie, repudia a su hija, criándose ésta sin el calor de ella, añadido a la indiferencia de su padre. Las dos quedan marcadas muy negativamente desde la infancia.

Entrando en el análisis del estilo y las formas, se destacó cómo al principio el narrador se dirige al lector para mantener su atención y situarlo en el tiempo y lugar, llegando incluso a provocar desconcierto. Muy original. “A mí me ha encantado cómo ha narrado los diferentes espacios; la ciudad que se ve desde el carruaje, la suciedad que había en calles y viviendas, la pobreza que se respiraba en los barrios humildes, la descripción de los prostíbulos…”. Aunque alguien matiza que le han enganchado esas descripciones, pero luego le ha cansado el que el autor haya entrado en detalles minuciosos. “Tenemos la idea de la época victoriana como algo fastuoso, pero en esta novela el autor se baja a los ambientes cotidianos y detalla perfectamente la vida de las calles, las enfermedades, los olores, los prostíbulos y el trabajo en fábricas y en el campo, donde todo no era tan bonito”. “A mí la novela me ha descubierto la gente que sufre, las clases sociales… la realidad del S. XIX, aunque pienso que eso también existe ahora. Me parece una novela dura y que me ha venido bien recordarlo”. “He aprendido mucho sobre la época, como las costumbres de medidas anticonceptivas o la higiene que las prostitutas practicaban en circunstancias de miseria”.“A mí me ha llamado mucho la atención cómo el autor juega con los tiempos, aunque creo que ha habido períodos que no se correspondían con los sucesos que se relatan, como en el tiempo de duelo tras la muerte de Agnes”.

Y ya, por último, señalar una crítica que se le hace a la novela. Después de  mil páginas, el autor deja abierto el final. No sabemos qué ocurre ni a dónde se dirige Sugar cuando sale de la casa acompañada de Sophie para dar una clase fuera pero estando ya despedida como institutriz por parte de William y sabiendo que Sugar no tiene intención de regresar más a esa casa. Una versión de los asistentes es que se fugan porque Sugar no quiere que Sophie permanezca ni un día más en aquel ambiente tóxico para ella por la indiferencia y la falta de cariño con la que la trataban. La quiere, y busca darle las atenciones que no le dieron sus padres, pero fuera de aquel lugar. Para otros, es una venganza de Sugar hacia William por el trato recibido al echarla de la casa. Y en el caso de Agnes, ¿realmente llegó al convento hacia donde la orientó Sugar cuando le avisó que la idea de su marido y del doctor era ingresarla en un manicomio y en ese caso seguía viva? ¿O el cuerpo que apareció flotando, desfigurado, en el río y que William reconoció como el de su esposa, no era realmente el de Agnes? Tenéis libertad para elegir el final que más os guste… Hasta el próximo libro

0-o-0-o-0-o-0

Próximo libro

Título: “Ana no”                                            Autor: Agustín Gómez Arcos                      Fecha: 17 de noviembre

Hora: 18:30                                                                                       Lugar: Centro de Adultos de Vélez-Málaga

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *